Colgante Concha 

 UN TESORO MUY ATRACTIVO POR SU FORMA Y COLOR. NUESTROS ANTEPASADOS LAS ELEGÍAN POR SU BELLEZA PARA HACER JOYAS. 

Las conchas se forman de carbonato de calcio y proteínas. Los moluscos extraen el calcio de su alimento, del agua, de las rocas y del ambiente. Llegan a través del flujo sanguíneo al manto, que los concentra y los transforma en cristales, que son depositados en capas. La interior es nácar o madreperla, formada por capas bien apretadas y ordenadas, cuyo brillo iridiscente atrae e inspira a los diseñadores de joyas. La capa externa está situada en el borde y está hecha en su mayoría de conquiolina.

La acidificación de los océanos amenaza su integridad. El cambio climático es una amenaza para los organismos con concha. Los océanos absorben el 25 % de las emisiones de dióxido de carbono que emitimos. El dióxido de carbono es un gas que en contacto con el agua se transforma en ácido. Algo nefasto para los organismos con concha, puesto que el carbonato de calcio se disuelve en el agua ácida y desaparece.

Un diseño para pensar y aportar nuestro granito de arena y así mitigar el cambio climático.

¿ Te unes?

colgantes
©MARAMZ 2018